Utilizamos cookies propias y de terceros para elaborar optimizar el rendimiento y la navegación de sus contenidos. Si continúa navegando acepta su uso. Más información en Política de privacidad y cookies. Aceptar Más Información
Buscar
lunes 21 de enero de 2019
Internacional
EL SOCIO TECNOLÓG

Facility Management vs IT

Históricamente los ámbitos de la Tecnología de la Información y del Facility Management han seguido caminos paralelos pero siempre a cierta distancia. Los departamentos tecnológicos han disfrutado en las organizaciones de una independencia en su gestión muy separada de los entornos inicialmente más tradicionales debido a la complejidad y especialización de formación requeridas.

Por el contrario, la alta evolución en la actualidad de los entornos tecnológicos nos permite desmitificar lo que hasta hoy era algo extraño y complejo para el resto de departamentos. Así el nivel de simplificación de la informática y el alto grado de informatización de las empresas, ha convertido las infraestructuras informáticas en un activo necesario para el correcto funcionamiento de las compañías. Por tanto, es tan necesario disponer de una mesa y una silla como disponer de un ordenador, una red o un servidor.

Y analizando el papel que juegan todos los elementos tecnológicos de una compañía, podemos observar que no difiere mucho del resto de componentes que forman parte de nuestra infraestructura, es decir, ayudan a los usuarios a desempeñar mejor su trabajo. Por tanto, debemos considerar estos activos como parte de las estructuras que deberían ser gestionados por el departamento de Facility Management.

Las actividades que deben desarrollar los dos entornos resultan muy similares por lo que resulta lógico pensar en su unión. Pero en este punto cabe preguntarse...¿quién gestiona a quién? Obviamente la entidad superior debe ser el gestor del complejo o de las infraestructuras ya que conceptualmente los equipamientos en tecnología no son más que una parte de los componentes que debe gestionar el gestor del edificio.

En realidad, al usuario sólo le interesa que sus incidencias sean resueltas. Por ejemplo, si un usuario llega por la mañana y el PC no le funciona... ¿de quién es el problema? Y más en concreto, ¿será del departamento de informática porque se ha averiado el equipo o del mantenedor porque el enchufe no funciona? Lo cierto es que el problema es del usuario, el único que no puede desarrollar su trabajo y que además debe desarrollar el de los demás, averiguar cuál es el origen de su incidencia y diagnosticarla para poder decidir a qué puerta llamar.

De forma general, las infraestructuras tecnológicas dependen de las estructuras de nuestros edificios por lo que cualquier intervención que hagamos sobre los mismos afectará a la tecnología. Incluso en el diseño de los edificios definimos infraestructuras que deben ser mantenidas por el gestor del edificio y que prestan servicio a la tecnología, como es el caso de los SAIs (Sistemas de Alimentación Ininterrumpida), generadores, acometidas o entradas de telecomunicaciones, entre otros.

En definitiva, si existe una relación tan estrecha y una dependencia ineludible, lo más coherente es promover que ambos ámbitos trabajen como uno único ya que desde un punto de vista lógico sólo les diferencia y les separa el miedo al desconocido mundo de la tecnología.

 

Miquel Nogué Bonet
Director de Calidad y Producto
info@serviceone.es